Malaga Taurina, comenzó como un pequeño proyecto de difusión en contra del maltrato animal, pero, como todo en la vida, los caminos y la investigación nos llevó a rumbos que ninguno de nosotros tenía considerados.

En el momento en que presentamos una propuesta de negocio con nuestros familiares y amigos; muchos de ellos pensaron que sería un poco incómodo mezclar este tema con una cafetería, sin embargo, no teníamos ninguna intención de cambiarlo hasta que una de nuestras compañeras mencionó que no entendía a qué se referían si estábamos hablando de gatos.

Sí. Al igual que la mayoría de las personas, nos pareció insólito que mencionara a los gatos, ¿por qué? Ella nos comentó que su primera interpretación del nombre fue “Mala Gata Urina”. ¡Reímos hasta el cansancio! Pero ella no lograba entender hasta que le enseñamos el logo de nuestro local

Avergonzada pero divertida, concluyó: “¡Pues los gatos también tienen muchos problemas!”

Esa frase encendió una chispa en nuestras mentes y la investigación comenzó hasta concluir que, podríamos ayudar más directamente a nuestros amigos gatunos sin quitar el dedo del renglón en contra de las corridas de toros.

Al final, Malaga Taurina es una experiencia, una asociación que busca ayudar y proteger a los animales con una taza de café a la vez.